Trucos para fotografiar la comida de forma efectiva

Todos hemos tenido alguna vez la necesidad de hacer una foto a un plato de comida por su atractivo visual, ya sea por el colorido, la textura, la buena iluminación, etc. Además, con las redes sociales, la fotografía de alimentos ha recibido un cierto reconocimiento. Todos vemos fotografías de comida muy elaborada, no sólo a nivel gustativo, sino a nivel visual, pero muchas de estas fotos son tan apetitosas a causa de un meticuloso trabajo.

Si quieres realizar buenas fotos de tus platos favoritos, este es tu post, pero antes es necesario planificar el trabajo, además de tener una cámara de fotos, también es necesaria una buena iluminación, buen material, un fondo bonito, etc. ¡Vamos a verlo!

 

La luz, factor clave

Una buena iluminación es lo más importante en la fotografía, y también en la comida, consiguiendo una imagen más dramática, con más contraste y sombras que mejoran la textura de la comida. La luz lateral ayuda mucho, por lo que es interesante poner el plato al lado de una ventana con luz natural.

 

El fondo no es protagonista

El elemento que nos interesa es la comida, por lo que los elementos del fondo como el mantel o cubiertos no deben llamar la atención. Debemos optar por fondos simples, de un solo color, permitiendo que la comida destaque.

El color tierra aporta naturalidad y contraste, lo natural hace mejorar todo, pero sino, utilizar siempre colores opuestos a los colores de la comida.

 

Menos es más

Esto sirve para todo en la vida. En la fotografía es interesante probar con raciones pequeñas, con el ingrediente principal y un acompañamiento sencillo, ya que si ponemos un plato lleno de comida alrededor, el ingrediente principal no será el protagonista. Así pues, pequeños ornamentos para destacar aún más el protagonista de la foto.

 

Al detalle

A parte de realizar fotografías del conjunto del plato, a muchos fans les gusta el detalle, elementos de la comida muy interesante que puede que no todos nos fijemos. Si te interesa el tema, juega y busca distintos encuadres y ángulos para conseguir fotografías únicas.

 

Un enfoque cercano

Cuando fotografiamos comida, debemos enfocar el elemento culinario más cercano a nosotros, dejando desenfocado el fondo. Con esto logramos nitidez en la parte frontal del plato y una jerarquía. Además, los colores del fondo pueden mezclarse creando un estupenda composición que dará aún más contraste a nuestro plato.
Estos son algunos de los puntos más importantes. Debemos recordar que la comida es lo más importante, no es necesario montar un fondo extravagante o un decorado, no. Si queremos extras, que sean lo más discreto posible. Queremos dirigir la mirada del espectador a la comida, al igual que la comida nos ha llamado a nosotros la atención en directo.

Sandra

Volver arriba