postres sanos y veganos

¿Eres un cocinitas? ¿Tu alimentación es vegana, o es compatible con consumir alimentos de este tipo? ¿Te gusta el dulce? Porque, si respondes que sí a todo esto, estás de enhorabuena: a continuación, te damos unas recetas de postres para chuparte los dedos.

Y, en realidad, si no cumples con el requisito de ser un cocinitas, no te preocupes, puesto que estas recetas son la mar de sencillas. Y tan buenas que creerás estar comiendo en un restaurante en Barcelona.

Pudin de chocolate

Necesitarás:

  • ¼ taza de leche de arroz
  • ½ taza de cacao en polvo sin azúcar
  • ½ taza de sirope de arce (lo puedes cambiar por otro endulzante)
  • 1 plátano
  • 1 aguacate
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla, para darle más sabor (opcional)
  • Como topping, sirope al gusto (de fresa, chocolate, caramelo…)

 

Para empezar, pon todos los ingredientes en un bol. Si tienes un procesador de alimentos, robot de cocina o batidora de vaso, te resultará más fácil remover los alimentos para que se integren bien y que el pudin adquiera la cremosidad adecuada.

Luego, sirve el pudin en vasitos o recipientes pequeños e individuales. Lo ideal es esperar 2 horas a comerlo, aunque estará incluso mejor si esperas un día entero.

Antes de servir, echa la nata y los toppings. ¡Verás qué rico!

Panna cotta

Necesitarás:

  • 2 vasos de leche de soja (o de almendra, si quieres que quede más consistente)
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de agar-agar en polvo
  • 1 cucharadita de vainilla líquida
  • Un poco de agua
  • 3 cucharadas de mermelada de frambuesa (también sirven de fresa o de frutos del bosque, en caso de no encontrar la primera)

Para empezar, mezcla la leche de soja con el agar-agar y la vainilla. Ponlo todo en un cazo y caliéntalo a fuego medio mientras remueves lentamente y sin pausa. A los 30 segundos, lo retiramos del fuego.

Entonces, echaremos la mezcla en moldes de flan individuales, o en vasitos, y dejaremos que se enfríe en el frigorífico unas dos horas, hasta que cuaje.

Una vez la panna cotta esté cuajada, ya la podremos servir desmoldándola y colocándola en platitos individuales.

Aparte, puedes mezclar mermelada con un poco de agua para conseguir una salsa ligera. Baña la panna cotta con ella y ¡listo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>